Algunos de mis alumnos hablan de sus experiencias en clase

En mi caso, como veo en otras personas, cantaba sin proyección e imitando otras voces. Hasta que aprendí que la voz es un instrumento hecho con la madera del cuerpo, por tanto es única e inimitable. Por tanto lo primero es afinar el instrumento y tocarlo hasta sacar su sonido natural.

Es ahí donde Marianne me está ayudando a encontrar mi propia voz.
En cuanto a la técnica, aprenderla es un proceso arduo. Sobre todo porque hay que ejecutarla toda a la vez, no se puede aprender por pasos; es todo o nada. Así que en los inicios tenía la sensación de que cantaba peor, ya que: estaba más pendiente de ejecutar bien la técnica, de afinar y por ende no entraba en la canción… Sentía que retrocedía en vez de avanzar. Pero al tiempo, llega un momento en el que notas el cambio, de repente funciona todo y sientes que la voz, tu voz, sale de donde estaba escondida.

Así que cada vez disfruto más cantando y de seguir aprendiendo. Yo lo veo como conducir una moto: difícil al principio, divertidísimo cuando sabes.

Pablo Rivero

Lo que más me gusta de Marianne como profesora es que verdaderamente es una profesora. Me explicaré: aunque hay muchos expertos en la música, no todos pueden presumir de saber enseñarla; y es que, a día de hoy, se está haciendo cada vez más difícil encontrar a profesores que además de ser expertos en sus materias, sepan trasmitirlas adecuadamente a sus alumnos. Por ejemplo, a lo largo de mi vida académica me he encontrado con todo tipo de maestros y la mayoría solo impartían sus clases a base de refuerzos negativos. Para que un alumno aprenda la materia y tenga motivación para ello, no solo basta con corregir los errores que cometa una y otra vez, sino también es necesario señalarle lo que hace bien y cuándo lo hace, a modo de refuerzo positivo. Esto es una de las tareas más importantes de un profesor, y es lo que vas a encontrar en las clases de canto con Marianne.

Cuando comencé a dar clases con Marianne -no eran las primeras clases de canto que he recibido- entré a la sala de ensayos definiendo mi voz como una voz ”flojita, pequeña, dulce pero sin posibilidades de impulsarla a una mayor proyección”; y en las dos o tres primeras clases lo vi claro: no sabía hacer algo tan simple y primitivo para un cantante como respirar. Si bien el cuerpo de un cantante funciona como una tubería, no estaba utilizando ni el 25% de su capacidad, lo que me llevaba a forzar la garganta. En pocas semanas noté un cambio extraordinario incluso en cuanto a mi forma de hablar en el día a día; cuando un verdadero maestro te enseña a apoyar bien tu cuerpo y a controlar bien tu respiración no solo afecta a tu destreza vocal, sino a tu vida cotidiana.

Mi formación ha sido y todavía es demasiado corta, me queda un largo camino por recorrer; pero sé que gracias a la ayuda de Marianne y a sus extensos conocimientos, fruto de toda una vida descubriendo y disfrutando de la música, conseguiré guiarme y alcanzar cualquier objetivo que me proponga.’

Amelia Lefler

“ No soy profesional, sencillamente buscaba alguien que pudiera ayudarme a recuperar mi afición a cantar y

tomar contacto con la técnica. Con la ayuda de Marianne Ax he ido mucho mas allá. No solo me he reencontrado con el canto,
he recuperado la confianza en mi capacidad, he tomado plena conciencia del “instrumento” con el que cuento y, de una manera orgánica, 
he ido adquiriendo afinación, elasticidad y he rebasado mis expectativas tonales. Marianne es una profesora encantadora que, sin perder
el rigor y la disciplina, te hace sentir a gusto en clase y te ayuda a encontrar un repertorio a tu medida”
 

David Martínez

Director de cine

Pide tu clase inicial gratuita de 1 hora

Las clases con Marianne han sido lo mejor que ha podido pasarme en mi formación como cantante. Cuando llegué a su estudio, me recibió con los brazos abiertos a pesar de no tener experiencia como cantante solista. Había tenido problemas con alergias y disfonías, y en un par de meses de clase se me corrigió, a la par que iba desarrollando y trabajando mi voz.

Estoy muy contenta con los resultados, sabe transmitir los conocimientos. Se implica en las clases. Te hace cantar canciones: no solo ejercicios de calentamiento vocal, pero sí incide mucho en ellos, lo que va dando a tu rango vocal más capacidad y aportando más fuerza a tu voz. Su método propio, innovador, riguroso, conciso y ameno ha hecho que vaya descubriendo mi voz y mi lugar en este mundo como cantante. Trabaja todas las voces, desde lírica hasta voz ligera, y te hace partícipe de sus proyectos musicales. Sin duda una grandísima profesional, muy buena pedagoga y lo que aporta aún más: un encanto de persona.

Sarai Cabanillas

Después de muchos años asistiendo a clases de técnica vocal sin entender realmente cómo funcionaba la perfecta utilización de la técnica vocal, desde la primera clase con Marianne Ax fue como descubrir un sin fin de posibilidades y entender de repente como si una luz se encendiera, la perfecta utilización de la técnica vocal en todos los estilos que ademas maneja a la perfección. Gracias a su gran capacidad de transmisión y comprensión de la dificultad de cada alumno, que Marianne aplica desde el minuto uno y su intuición como especialista, hacen de ella una profesora llena de recursos, además su trato con los alumnos es encantador lo que hace que saques lo mejor de ti. Tras varios años estudiando técnica vocal , desde que empecé con Marianne ha sido una evolución constante y un aprendizaje contínuo de las capacidades sonoras que pienso son imprescindibles a la hora de cantar. Desde que comenzara las clases hay un antes y un después en mi forma de expresarme vocalmente, la evolución es contínua y cada día aprendo cosas nuevas que sin ella estoy segura jamás hubiera llegado a lograr o entender.

Marián Martínez Mondejar

Cantautora, letrista, compositora

Con Marianne aprendo a utilizar mi voz apoyada en un magnífico soporte técnico compuesto de ejercicios y posturas que me ayudan a proyectar y mejorar el sonido, la resistencia y la flexibilidad de mi aparato fonador. 

También aprendo a conocer mi identidad vocal, a saber quien soy cantando y a no dañarme alineando todo el cuerpo y relajandolo para conseguir mejores resultados.

Ere Serrano

En principio he empezado con las clases de canto por razones desconocidas a mi mismo, lo único que quería era acercarme al mundo de la música y del arte. A medida que el tiempo pasaba muchas cosas han cambiado en mi vida y ahora tengo un proyecto que se ha convertido en un verdadero segundo trabajo con muchas ambiciones y sueños.

Las clases de canto, siempre entretenidas y amenas, me han servido no solo a mejorar mi nivel vocal, la técnica, a ampliar mi registro, sino también a poder dominar mí persona y mi mente a través de la concentración y en definitiva, lo más importante, a poder expresarme a través del instrumento que más nos pertenece: la voz.

Nico de Liso

Para mí, descubrir a Marianne como profesora de canto ha sido una maravillosa sorpresa. Sus clases son ilustrativas, sencillas y ¡producen mejoras inmediatas! Marianne enfoca el uso de la voz como un instrumento integral que abarca todos los estilos, desde el rock, jazz, clásico o pop, y eso me encanta. Gracias Marianne!!

Patricia Dégano

Hola soy Cristina, cantante en activo. Desde siempre he cantado y finalmente lo elegí como forma de vida. Primero era autodidacta y me gustaba por la rebeldía: cantaba Blues. Pero claro, tuve nódulos 3 veces. Me gustaban cantantes como Koko Taylor, Etta james… Después conocí el jazz y me enamoró, más tarde el Soul el Funk… Pensaba que la técnica lírica no servía para cantar estos estilos pero no es así. Es la primera vez que siento una direccionalidad en mis estudios. Llevo un año y sigo. Tengo ilusión de poder seguir creciendo porque veo los resultados, salud vocal, calidad de voz y me repito: un camino abierto. Me gusta el Scat y necesito agilidad en mi voz, calidad, un gran registro, y versatilidad y todo esto lo consigo en la clases y por lo tanto también consigo seguridad y mayor capacidad para el disfrute.

En la voz hablada también veo mejoría, porque hablaba con un tono más bajo y apagado, lo que cansaba mi voz. Fortalecer lengua y labios y una buena pronunciación también mejora la comunicación y cómo llegas a los demás y cómo llega tu mensaje.

Estoy ilusionada y con ganas de cantar, mejorar y comunicar.  Gracias Marianne; por tu entusiasmo y tu dedicación… el amor mueve el mundo.

Cristina López

 

Soy Andrés Granda vocalista del grupo de Pop madrileño Walden uno. Desde pequeño he cantado en coros y he hecho teatro además de formar parte de otros grupos de pop y rock. Puedo decir que llevo más de quince años dedicándome a la música.

En todo este tiempo he recibido clases de varios instrumentos, entre ellos piano y guitarra pero aunque parezca mentira nunca me había decidido a recibir clases de canto, algo que ahora he comprendido como fundamental para poder seguir creciendo como cantante.

Conocí a Marianne por casualidad a través de un artículo suyo que aparecía en la revista “Rolling Stone” cuando estábamos grabando nuestro último trabajo y por recomendación de nuestro productor decidí contactar con ella para trabajar varios aspectos de la voz que nunca antes me había parado a estudiar para conseguir un mejor resultado a la hora de grabar en el  estudio. 

 Llevo cinco meses trabajando con ella y tanto mis compañeros y productor como yo hemos visto una clara mejoría en mi voz aplicando el trabajo que desde entonces vengo realizando en sus clases.

La razón por la que decidí trabajar con Marianne es sencilla, aprender a cantar, a cantar bien deshaciéndome de malos vicios y hábitos fruto de la falta de técnica. Trabajar la respiración y descubrir todos los músculos y partes de nuestra anatomía que intervienen en el canto y que antes no tenía ningún conocimiento.

Más concretamente quería mejorar la interpretación y desinfantilizar por completo nuestras canciones con una mejor dicción, una mejor pronunciación y un punto de madurez de la que mi voz carecía en nuestro primer disco.

Además del canto, algo que estoy aprendiendo con Marianne es a hablar, a hablar bien ya que curiosamente nunca me había hecho daño en las cuerdas vocales a la hora de cantar, pero hablando en ciertos momentos si que me ocurría con cierta facilidad y es algo que desde que lo he trabajado con Marianne no me ha vuelto a ocurrir y para mi es muy importante, sobre todo de cara a tiempos en los que tienes 3 conciertos en dias consecutivos o dias de promoción en medios donde haces 5 o 6 entrevistas en un mismo día.

Andrés Granda

Hace unos años ya mi novia me sorprendió muy gratamente comprándome un curso de un mes de clases de canto con Marianne. Siempre me había gustado cantar pero nunca había pensado en dar clases ni nada por el estilo. Siendo una persona bastante tímida, al principio me daba mucho corte cantar en las clases, pero en seguida Marianne te hace sentir cómodo y la verdad es que las clases son muy divertidas.

He aprendido mucho en las clases y tengo mucha más seguridad a la hora de cantar. Lo único que tengo que hacer ya es lanzarme un poco más y cantar alguna vez delante de más de dos personas! Pero bueno, lo mío es solo un hobby, no tengo ningunas pretensiones de llegar al Teatro Real.

Recomiendo mucho las clases de Marianne tanto si eres un cantante serio profesional buscando mejorar su técnica o, como es mi caso, ¡si eres solo un aficionado curioso a quien siempre le ha encantado cantar en la ducha!

Conor